Oct 24, 2013 - PANEL DE CATA    5 Comments

Catamos Carramimbre Roble.

Hoy os traigo un vino debajo del brazo, el que personalmente me agrada muchísimo presentar por los buenísimos recuerdos que me trae y la historia personal que concurre con el. Fue durante un viaje no programado a un lugar donde se vive la elaboración del vino de una forma muy especial; el pueblo de Peñafiel. Un viaje en el que nuestra llegada a unas horas bastante avanzadas hizo que para cenar, echásemos una hamburguesa a la fresca de la noche, por cierto con una buena materia prima y amabilísimo trato en el “Restaurante Barcobolas”. Una cena que se maridó con un vino sin complicaciones, hecho aparentemente para el “simple” disfrute, un vino llamado Carramimbre Roble. Pudo ser una cena de transición, de esas que para nada recuerdas, pero en absoluto…Carramimbre hizo lo que los buenos vinos saben hacer, abrir tertulia sobre lo muy bien que se trabaja el vino en la zona y la pena que pocos distribuidores se acerquen “al turrón” descubriendo de cerca bodegas quizás menos conocidas, que despuntan por su trabajo…como desde aquel momento comenzamos a considerar a Bodegas Pingón.

Muchas muestras ( muchísimas ) nos llegan a este panel de cata, pocas las que seleccionamos para publicación y cual fue mi sorpresa cuando Redamar, uno de nuestros distribuidores amigos nos trajo en mano Carramimbre Roble, con la exclamación: “Tenéis que catar esto !!!” No pudimos otra cosa que esbozar una sonrisa y tomar nota nuevamente, de que estos chicos no paran de buscar propuestas diferentes con las que sorprender. Por cierto que agradabilísimo reencuentro con Carramimbre.

 

Pero hablemos del prota de esta historia: Carramimbre !!!

Carramimbre Roble ! Bajo una capa media color guinda con irisaciones violáceas, en nariz muestra un carácter frutal con un fondo sutil de madera muy bien integrada, frutillos rojos y negros se engarzan con notas lácticas, vainilla, regaliz negro, especiados y esa maderita al fondo que tanto engancha. Su paso en boca es fresco, ligero, sedoso, con un tanino amable, donde en retronasal la fruta vuelve a estar presente en forma de sazón. En definitiva un roble hecho para disfrutar, para amenizar tertulias, que nos invita incluso hacer de compañero de viaje en nuestra ruta vinatera. He de reconocer que para mesa prefiero su hermano mayor el Carramimbre crianza, pero ojo con el peque, que bien guiado se defiende pero que muy bien entre manteles…

Si tenéis oportunidad de degustarlo, ya nos contareis que tal.

 Jorge López_Sumiller & Analista Organoléptico

Javier Pérez visitando Bodegas Pingón.

CONTACTO : Redamar Alta Gastronomia

 Suscríbite gratis al boletín, Soy Gourmet !!!


5 Comentarios

  • Me gustó el Carramimbre Roble, en nariz ciruelas pasas, nuez… en su sabor también frutos rojos y negros, se nota el cavernet en fin, un vino muy recomendable

  • Maquinas !!, me encanta Carramimbre es muy facil de beber. Este finde caeran unos cuantos. VIVA PEÑAFIEL

    • Hola Gingin !!!

      Pues siii Peñafiel un lugar para no perderse hasta llegar, y perderse por sus rincones una vez llegado XDD

      Echa un brindis por nosotros este finde !!!

      Abrazo

  • Lo habeis clavado jajajaja , “un roble hecho para disfrutar” pues si nosotras hacemos rutilla con carramimbre por Santander no nos gusta mezclar, por cierto haber cuando hablais un dia del Gran Cru esta genial el sitio para tomar buen vino y unas tapitas que se salen, y enhorabuena por la web ya teneis cuatro fans mas un saludin

    • Hola Rocio !!!

      Ante todo bienvenida y nos encanta que compartamos gustos, que con este riberita la verdad es que es muy fácil jeje . Sobre El Grand Cru, si ! lo conocemos coincidimos, un local con muy buena mano en vino, café, pinchos…te cogemos el testigo y un día hablaremos de el.

      Abrazo y encantadisimos con tu participación.

Tu opinión es importante !, dejanos tu comentario